El hombre que calculaba

El hombre que calculaba (en portugués, O homem que calculava) es una novela escrita por el escritor y profesor de matemática brasileño Malba Tahan, cuyo verdadero nombre era Julio César de Mello y Souza.

Esta obra puede ser considerada al mismo tiempo como una novela y como un libro de problemas y curiosidades matemáticas. El propio autor reconoció que uno de sus objetivos al escribirlo fue el de contribuir a popularizar las matemáticas, presentándolas para ello no ya de forma abstracta o en contextos meramente simbólicos, sino integradas a los acontecimientos y atravesadas por muchos otros aspectos, como cuestiones morales y de historia.

Fue publicado por primera vez en 1938, ha sido traducido a más de 12 idiomas, incluyendo el Inglés, tanto el Americano como el Británico, el Español, el Italiano, el Francés y el Catalán.

Ha recibido premios por la Academia Brasilera de Letras y se ha Ganado la admiración de autores imaginativos y populares incluyendo al Brasilero Monteiro Lobato (muy famoso por los libros infantiles) y al Argentino Jorge Luís Borges, el más reciente enamorado de los cuentos Árabes.

El libro cuenta las aventuras de Beremís Samir, un hombre con una gran habilidad para los cálculos.

Beremís resolvía problemas y situaciones complicadas de todos los estilos con gran talento, simplicidad y precisión, de cualquier índole con el uso de las matemáticas.